Siembra de la Unión Nacional de Integración Rural – UNIR

Memorias del Primer Encuentro Nacional Agrario

Nos dimos cita el 7 y 8 de Septiembre, en el municipio de Fusagasugá, Cundinamarca para encontrarnos desde la fraternidad y solidaridad en el Primer Encuentro Nacional Agrario de la Coalición de Movimientos y Organizaciones Sociales – Comosoc.

Fuimos 42 organizaciones campesinas provenientes de Boyacá, Tolima, Sucre, Santander, Norte de Santander, Putumayo, Nariño, Cundinamarca, Antioquia y Caldas con el fin de constituir una federación agraria campesina a nivel nacional.

LA PLACITA SOLIDARIA

Durante este primer encuentro compartimos nuestras experiencias, saberes, memorias y productos en lo que bautizamos como “La Placita Solidaria”. Allí aprovechamos para decirnos sobre el trabajo que realizamos en nuestros territorios: como están las cosas en los territorios, sus realidades, potencialidades y retos.

Posteriormente nos dimos el trabajo de construir conjuntamente la lectura de la realidad nacional e internacional de este diverso país entre los aportes de todos y cada uno de las asociaciones presentes.

Nos encontramos en los siguientes puntos prioritarios para el trabajo desde los territorios:

  1. Participación de las mujeres
  2. Acceso y uso de la tierra
  3. Economía Campesina
  4. Derechos Humanos y conflicto
  5. Megaproyectos
  6. Identidad Cultural
  7. Cambio Internacional

CONSTITUCIÓN UNIR

Luego de saber que temas nos interesan en común como organizaciones comunitarias rurales a nivel nacional, procedimos a debatir y definir la versión final de los estatutos de la organización de segundo nivel.

Para cerrar la noche tuvimos una votación sobre el nombre de nuestra organización a la que decidimos llamar UNIR – Unión Nacional de Integración Rural. Al final de la noche nos compartimos en una sencilla verbena popular.

LÍNEAS DE TRABAJO

Durante el segundo día coincidimos en la importancia de UNIR desde los territorios en la convocatoria a las Asambleas Territoriales.

Las siguientes tres líneas son propuestas de semillas para sembrar trabajo en los territorios:

-Economía Propia

-Comunicaciones

-Defensa del territorio.

Las comunicaciones se constituyen como la semilla central de estas tres. Los medios y las maneras como nos comuniquemos nos permitirá articular la reactivación del campo y la producción en nuestros territorios a través de la disciplina, constancia y planificación que implica levantar nuestra Economía Propia.

Nutriendo nuestras Economías Propias y nuestras formas campesinas y étnicas de comunicarnos, impulsaremos el florecimiento de la comercialización e intercambio de nuestros productos y bienes fruto de nuestro trabajo.

De la misma manera, la formación y construcción de las comunicaciones campesinas nos permitirán fraguar alianzas y confianzas. Nos darán la oportunidad para moldear nuestra propia identidad campesina utilizando instrumentos junto con un trabajo en red.

Estos frutos de las comunicaciones nos serán de gran alimento para nutrir, con medidas de autoprotección estratégicas, la defensa eficaz de nuestros territorios, el medio ambiente y los bienes comunes de todos los colombianos.

Entonces, el primer paso a seguir es la convocatoria a las diferentes Asambleas Regionales para la constitución de la Unidad Nacional de Integración Rural desde nuestros territorios.

FORMALIZACIÓN Y JUNTA PROVISIONAL

Para cerrar los dos días de trabajo, se eligió una junta provisional con el fin de que sea la responsable de llevar a cabo y de manera exitosa todas las diligencias administrativas, legales y organizativas que permitan la correcta estructuración de nuestra Unión Nacional de Integración Rural – UNIR.

Comentarios

Ir arriba